Fecha

¿Qué es ser familia?

Esta es una pregunta que no dejo de hacérmela. Aunque reconozco que tuve un gran ejemplo de familia gracias a mis padres y hermanos. Todo vuelve a cero al momento de empezar a crear lo nuestro. Me casé pensando que todo fluye, que con el tiempo iríamos construyendo la familia que quería tener, probablemente más conectada con lo que no quería, más que con lo que sí quería.

¿Es posible llegar al lugar deseado solo sabiendo a que lugares no quiero llegar? La verdad eso es un camino lentísimo y que puede traer muchas consecuencias. No te sirve saber que rutas no quieres tomar para llegar a tu lugar deseado, sino que debes buscar la ruta correcta.

He leído muchos libros de familia, pareja y crianza. Hemos decidido crear “La familia que quiero” con el fin de no solo ayudarnos a nosotras, sino poder gritarle al mundo que nuestras familias son nuestra responsabilidad y que el ser familia no se va dando con el tiempo, sino que hay que saber qué familia quiero tener para poder tomar las decisiones adecuadas. El amor de pareja no se mantiene solo, hay que cuidarlo a diario. Lo mismo en relación a los hijos, la crianza es difícil, nuestros hijos son un espejo de nosotros, entre otras cosas.

Nos casamos con otro que viene de una familia distinta. Y nuestra familia no se construye desde lo tuyo y lo mío, hay que construir lo NUESTRO, y que difícil es que se dé solo lo nuestro. Para eso tenemos que explorarnos, hablar, compartir miedos, sueños, esperanzas, deseos, etc. Lo más importante ver qué valores en común queremos que muevan a nuestra familia. Esto muchas veces lo evitamos y creemos que seguir avanzando va a permitir que aparezcan estos valores, grave error, porque cada vez comienzan a ser más difíciles de distinguir.

En La familia Que Quiero queremos prevenir esto, queremos acompañar a familia a que sepan qué hacer y qué no hacer de acuerdo a quiénes son, que batallas van a dar, cuales dejaran atrás y cómo será una familia que construye desde bases sólidas. Puede ser muy iluminador aprender estrategias de libros, leer sobre lo que hacen las parejas exitosas, qué necesita tu hijo dependiendo de su edad, etc. Pero ojo, no somos todos los seres humanos iguales, no todo lo que leemos nos servirá. Hay que ver qué sirve para tú relación de pareja y para cada uno de tus niños en particular, eso requiere de trabajo, de conocerse. ¿Cuánto tiempo dedicamos a esto?

El coaching de pareja y familiar busca eso, no necesitas estar mal como familia para pedir ayuda. Permite que nos conozcamos como personas y como familia. Prevenir es mucho más efectivo, que curar cuando ya las relaciones entre los miembros está dañada.

Si no te has preguntado ¿Para qué queremos ser familia? ¿Qué valores nos movilizan cómo familia? ¿Qué familia queremos construir? ¿Qué es para nosotros ser familia? ¿Qué necesidades tiene cada uno de nuestros hijos en particular? ¿Qué priorizamos en cada uno de nuestros hijos? ¿Cuáles son nuestros recursos como familia? ¿Cuáles son nuestras debilidades?

Has llegado al lugar perfecto, a “La familia Que Quiero”

Vive la experiencia de un coaching familiar y de pareja, juégatelas por lo que más quieres. Así como constantemente estas perfeccionándote en tu trabajo, también debemos hacerlo en lo que más nos aporta felicidad, en nuestras relaciones.

Más
artículos

Ir arriba