Fecha

Hace unos días me tocó conversar con un grupo de personas muy interesadas por los desafíos que se presentan a nivel familiar, en especial de la difícil vida de pareja. Uno de ellos me preguntó cómo lograba desenvolverme como madre y mujer, y qué recomendaría a las parejas que se encuentran en mi misma etapa: “la crianza”.

Mirando hacia atrás me di cuenta que en muchas situaciones dejé que mi familia y mi matrimonio fluyera. No puedo decir que hoy es totalmente distinto. Pero sí que elegí ser protagonista y decido qué relaciones quiero tener y cómo.

Para comenzar a ser protagonista y decidir qué pensar y qué hacer con nuestras relaciones es importante tener claro que todos pensamos e interpretamos distinto. Creemos que el otro tiene que leernos la mente para satisfacer nuestras necesidades. “Cómo no se da cuenta que necesito un minuto para mí”, “Por qué es tan poco cariñoso(a)”. No creas que son malas intenciones, el otro la mayor parte de las veces no lo ve o no sabe lo que tú necesitas. Cada persona tiene una historia y experiencias distintas que lo hacen ser un observador distinto y único.

Hay formas o acciones del otro que muchas veces no nos gustan. \”¿Por qué no se le ocurre regalarme flores?\”, \”¿Cómo puede regalarme una máquina para hacer helados para mi cumpleaños?\”, \”¿Cómo no se da cuenta de la presión que siento al sostener esta familia?\”, \”¿Por qué siempre ella o él está cansada(o)?\” y un largo etcétera. Detalles, ¡algunos sí! Pero que finalmente se transforman en interpretaciones tipo. “Mi pareja no me conoce”, “no le intereso”, \”no hace ningún esfuerzo por mí”, “no me apoya””. Eso, ya no es un detalle, son juicios que van a afectar en nuestra relación de pareja y en nuestro bienestar.

Entonces, ¿qué hacer?: Tomemos en cuenta que lo que es obvio para ti, solo es obvio para ti. Somos distintos y eso es lo que nos complementa.

En vez de criticar, transforma esa crítica en pedidos efectivos y que eviten el interpretar de manera incorrecta lo que sucede en tu relación de pareja.

El pedir permite coordinación de acciones, eso se asocia a mejores resultados y a contribuir en la confianza. Hablamos de una confianza que es construida, que tiene que ver con una historia de impecabilidad, de cumplir con los compromisos, de que el otro ha estado ahí y que a pesar de ver mi vulnerabilidad no me daña, sino que me cuida. Ésa es la confianza que se construye y que es poderosa.

Muchas veces no pedimos porque nos falta considerar que lo merecemos o que tenemos el valor suficiente para pedir. Cuando pensamos: “¿Quién soy yo para pedir eso?” o “¿Cómo le voy a pedir eso?” nos estamos faltando el respeto a nosotros mismos y nos ponemos, en un lugar inferior al otro, lo que tiene que ver con la autoestima. No perdemos nada, sólo corremos el riesgo de recibir un \”No”, este te invito a respetarlo y negociarlo. Es mejor un no, a comprometerme a algo que no voy a hacer: eso sí que destruye confianza y conexión.

La calidad del mensaje también es una variable fundamental. No es efectivo pedir “quiero que me valores” o \”quiero que estés más cerca”. Es fundamental hablar acerca de la acción específica que vamos a pedir y siempre en positivo. No hacemos una maleta, cuando nos vamos de vacaciones, pensando en lo que no queremos llevar (imagínense lo que sería, ¡Una locura! Mil tiempo perdido y probablemente se nos quedarían la mitad de las cosas)

Un ejemplo de un buen pedido es: “Cuando llegas en la tarde me sentiría más valorado(a) si me saludas con un beso”, “Te pido que antes de salir con tus amigas me ayudes a bañar a los niños y ponerles pijama”, “Te pido que me regales flores una vez al mes, eso para mí es un gran gesto de cariño”.

Un pedido no cumplido muchas veces está relacionado a que no fue un pedido bien planteado. El otro no tiene por qué saber qué hacer para que tú te sientas mejor, así que hazte cargo de que haga lo que necesitas, diciéndoselo.

Conversa con quienes quieres cuidar tu relación, pregúntales qué necesitan de ti y tú pídele lo que esperas de ellos.

\”¿Qué pedidos puedo hacer a los miembros de mi familia?\”, \”¿Qué necesito de mi pareja?\”, \”¿Qué pedido haré hoy para comenzar a ser protagonista de mis relaciones?

¡Mucha suerte!

Más
artículos

Ir arriba